Proyectan subir 22% las tarifa del agua y quitar subsidios

Es la propuesta que le entregó AySA al Gobierno. En algunos casos, los aumentos alcanzarán el 30%.


Con o sin medidor, los usuarios de la Ciudad y el Gran Buenos Aires deberán pagar este año un nuevo incremento en las tarifas de agua potable y cloacas. El plan del Gobierno es aplicarlo desde el mes que viene, según documentos.

El nuevo cuadro tarifario, próximo a anunciarse, hará que las boletas se incrementen un 22% para todos los clientes de AySA, incluyendo a los que pagan la Tarifa Social. Esa será la regla general. Pero un millón y medio de ellos tendrán un impacto extra porque además perderán, en forma gradual durante cinco bimestres, el subsidio del 25% de la factura que hoy reciben por vivir en ciertas zonas.

Así, para ese grupo la suba será del 30% en marzo​ y luego tendrán otras acumulativas de 6,3% en mayo, 5,9% en julio, 5,6% en septiembre y 5,3% en noviembre. En total, a fin de año terminarán pagando un 63% más que ahora.

Esos son los puntos clave de la Propuesta de Adecuación Tarifaria que AySA le entregó al Gobierno el 2 de febrero y que le presentó hace días a entidades de usuarios. El plan aún no está aprobado, pero en la Subsecretaría de Recursos Hídricos confirmaron que "si hay cambios, van a ser menores".

En concreto, la iniciativa hará que en marzo la factura media pase de los $ 297,60 actuales a $ 387,30 para los hogares aún subsidiados (unas 629 mil familias) y de $ 446,70 a $ 545 para los demás (1,1 millón), siempre entre los que no tienen medidor. Para los medidos, las subas serán de hasta 30%. Estos, a igual consumo, pasarán de $ 492 a $ 640,30 si estaban subsidiados y de $ 754,90 a $ 921 si no.

Son valores bimestrales promedio: en algunas casas de alto consumo llegarán boletas de más de $ 1.650. Al otro extremo, los usuarios con Tarifa Social pasarán a pagar alrededor de $ 165,30 en zonas con subsidio y de $ 288,50 en el resto de los barrios.

Estos cambios se acumulan con los aplicados en 2016, cuando las subas habían promediado 297% y habían llegado a 375%. En los despachos oficiales defienden la idea diciendo que "está en el orden de la inflación". Por ahora prevén aplicarla, tal como pasó en 2016, sin convocar antes a una audiencia pública, lo que ya genera polémica.

Tras recibir datos sobre el plan, 13 organizaciones de usuarios publicaron un comunicado diciendo que no van a opinar al respecto hasta que no haya audiencia. Luego la posición fue unánime y quedó formalizada. "No se entiende por qué, si la hacen para la luz y el gas, se niegan a hacerla para el agua", criticó Claudia Collado, titular de Adelco, una de las entidades firmantes. Héctor Polino, de Consumidores Libres, coincidió: "Si todo es tan transparente como dicen, ¿por qué se niegan a explicarlo en detalle y debatir?". La discusión recién empieza.

___

Más de 640 usuarios por día recibieron la tarifa social en 2016


El año pasado, tras un tarifazo que promedió casi el 300%, 235.000 usuarios de Capital y el Conurbano pidieron la Tarifa Social de agua y cloacas. Se incorporaron más de 640 por día. De esa manera, según datos de AySA, ya suman 254.000 los que pudieron pagar facturas bimestrales reducidas, de $ 168 como mínimo y $ 236 en promedio. Como el beneficio se concede por un año, los primeros en ingresar ya empiezan a tramitar la renovación, que debe pedirse con dos meses de anticipación. Al programa sólo pueden entrar los hogares con ingresos "limitados a gastos de subsistencia" o que tengan miembros discapacitados o enfermos, entre otros requisitos. La solicitud se puede llenar online en www.eras.gov.ar o presencialmente en las oficinas de atención de AySA.



















FM Blue - Todos los derechos reservados